Weekly News

ImprimirRecomendar nota

LA TRITURADORA

Escrito por: Redacción

¡Feliz Año Nuevo, mi gente de Cananea! ¿Cómo recibe este 2017? ¿Qué metas le deparan para este nuevo ciclo? Es un deleite que tras la vuelta de un año, volvemos a coincidir en espacio y tiempo en este nuestro pequeño momento textual y de la razón.

Y tan contradictorio como se oye, este año lo comenzamos fuera de absoluta razón; con caos en el país, en la economía y sobretodo, en los bolsillos de los mexicanos. Recibimos el año nuevo con un gasolinazo como golpe bajo; el cuál según columnistas nacionales, es una medida que implementa el gobierno al pueblo para que este mismo absorba los gastos, y así mantener los lujos con los que los gobernantes mismos viven. ¿Se oye descabellado? Si, más no guajiro. No nada más los funcionarios en altos puestos de gobierno son los que se aprovechan de la situación; también los ultraizquierdistas potenciales candidatos, esos que prometen cambio y revolución; toman de rebaños a los ciudadanos para actuar en sus manifestaciones de “inconformidad” o más bien de agenda política. No nos vayamos tan lejos, mismos candidatos a izquierdistas en nuestra localidad, los mismos de siempre que usted ya conoce, han hecho de este percance socio-nacional una humareda colectiva, con el fin de garantizar votos para la alcaldía 2018.

Pero no todos en la política son carroñeros u oportunistas, hay quienes vienen antes que ellos, como son los que nos quieren dar atole con el dedo, y que tiran “una que otra pedrada” de igual forma, para llamar nuestra atención. Las campañas negras señoras y señores, como cada sexenio y trienio, empiezan con golpes bajos mediáticamente hablando; ¿Y con que finalidad? Con la de desacreditar a sus oponentes sacándole trapitos al sol, pero además, de causar el hartazgo social a un México ya escéptico del voto, dejándonos nada más, la nula participación ciudadana y los mismos buitres que ya estaban en el poder.

¡Ahh! Pero hay quienes decimos “Me vale %$&+ lo que hagan”, pues independientemente de si le vale o no, lo que es un hecho es que todas estas campañas negras y de cualquier color que ya comienzan a atiborrar los medios, son patrocinadas por usted y por nosotros: EL PUEBLO MEXICANO; si con sus gastos no se la acaba, nada más imagine las multimillonarias cantidades destinadas a las campañas de todos los partidos que salen directamente de sus impuestos. En un listado emitido por INE aparecen las abusivas cantidades de campaña utilizadas por cada partido, montos con los que podría pagar mi deuda en Coppel y Elektra unas 30 veces y llenar mi tanque de gasolina otras 30. Y si usted también gusta llenar su tanque, pídaselo a su diputado local de preferencia, quienes según un listado de REPORTE100, únicamente durante el mes de noviembre, gastaron más de $180 mil pesos, alrededor de 33 diputados del Congreso del Estado; quienes encabezan este listado son de Nueva Alianza, PRI, PAN, PRD, ¡ahh! Y un que otro de Cananea.

Hablando de Cananea, y sus ciudadanos, todos sentimos esa palmadita en la espalda con todas estos cambios que aparecen en cuestión de inversiones, obras e infraestructura para el pueblo gracias al fondo minero: el cual obliga a la empresa minera a donar un cierto porcentaje de sus ganancias en producción al desarrollo del municipio, estos cambios han tardado en aparecer, hay que admitirlo, a partir de un fondo que se rescató, pero antes de eso, permaneció varios años abandonado y saqueado por el interés político; y no ha sido hasta ahora que se ve reflejado en nuestra comunidad. Aunque el sol brilla para todos, a quienes siguen viendo el día parcialmente nublado son nuestros queridísimos funcionarios municipales; empezando por el Alcalde Fernando Herrera, quién además de ajustes presupuestales, también se vio encarado por un movimiento de ciudadanos inconformes ante la situación de la ciudad y los cambios bruscos que nos golpean junto con el país. Cuestionado fuertemente, el Alcalde ha tenido que replicar ante ciudadanos de dudosa procedencia, y lo que lo vuelve más dudoso aún es la ambigüedad de su causa; la cual ya muchos han especulado, y lo manejan ciertas importantes personalidades de nuestra localidad. Ante el silencio de estos últimos días, lo más probable es que se hayan ido a comer rosca. Pero si hay algo más largo que la rosca de 124 mts, es la espera por las nóminas de los empleados del H. Ayuntamiento, quienes tienen esperando desde antes de concluir el año su último cheque nominal, a estas austeras alturas, ya no saben si les pagarán si quiera. Parece ser que aquel funcionario que se quería ir a Vancouver de vacaciones, tendrá que preparar sus maletas pero a Bacuachi, que es casi lo mismo, pero más barato, añeñe.

Si usted mi querido lector, piensa que se encuentra en el peor país, con el peor presidente, es porque no vive en USA; en donde su presidente electo: Donald J. Trump, incluso antes de su llegada al poder, anuncia un mal presagio para muchos estadounidenses, y peor, para muchos paisanos que planean su vuelta atrás a México. Dentro de la agenda del magnate empresario, se encuentra el revocar distintas compañías de México, con la amenaza de cobrarles un elevado impuesto; esto para que se regresen al país del norte, trayendo de vuelta los empleos a los ciudadanos. OJO, que los peores afectados no son los estadounidenses, ni sus empresas, sino nuestros paisanos que se encuentran en cuestionable situación migratoria en aquel país. ¿Hasta cuándo podrán seguir ahí? ¿Está la situación general en el país lista para recibirlos? Son muchas interrogantes a las que se enfrentan estos individuos.

En estos momentos de incertidumbre en el mundo y la nación, muchos mexicanos han resentido las asolaciones políticas en un son de hartazgo, hasta hay quienes llaman a la revolución y quienes sienten ya estar dentro de la “revolución”. Es importante ubicarnos bien, porque haya manifestaciones, inconformes y por otra parte balazos y saqueos; no son necesariamente el motor de una revolución, aclarando que, esta palabra no es sinónimo de violencia ni desorden social; sino de cambio en mentalidades y panoramas tanto individuales como colectivos; cambios en las voces y la expresión. En este momento el país se encuentra en un momento de incertidumbre por todo lo ocurrido, nos afecta a todos, así que usted elige: si salir, alzar la voz, dar patadas tras el monitor o cambiar su propio espacio.

Es un placer coincidir en tiempo y espacio amable y estimado lector, que Dios me los Bendiga y hasta la próxima.


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota