Weekly News

ImprimirRecomendar nota

Acaba con su vida de forma dramática

Escrito por: Robin Beltrán

El guardia de seguridad se cortó las venas de las muñecas, luego ambos lados del cuello y como no lograba su propósito abrió las llaves de la estufa a ver si el gas lo mataba, pero como tampoco le dio resultado, se metió a la bañera y ya dentro enchufó a la corriente eléctrica una plancha y la metió dentro del agua, al final murió por infarto.

Agobiado por una profunda depresión que sentía a consecuencia de la partida de su esposa hacia la Ciudad de México, un guardia de seguridad que se desempeñaba en el Juzgado Noveno de Distrito de esta ciudad, acabó con su vida en forma por demás dolorosa.

El lamentable hecho quedó al descubierto a las 8 y media de la mañana del pasado jueves 09 de marzo.

En el interior de un departamento ubicado en calles 11 y 12, avenida 39, número 1150,  de la colonia Colosio ubicada al sureste de la ciudad, lugar donde el guardia de seguridad vivía solo fue encontrado sin vida.

De acuerdo a las primeras investigaciones, el propietario de los departamentos, Fernando Mario Salcido Trujillo, notó que salía abundante agua por debajo de la puerta y con llave en mano  la y encontró bastante agua en su interior notando que la llave estaba abierta al tiempo que también sintió leves toques en sus pies.

Más adelante encontró el cuerpo inerte de Luis Adrián González Rodríguez de 42 años de edad, quien era su inquilino.

Las diligencias indagatorias realizadas por las autoridades, se reforzaron con el señor Miguel Muñoz García de 48 años, quien es representante de la compañía de seguridad, el cual señaló que el occiso, un día antes de suicidarse, le confió sentirse bastante deprimido por la partida de su esposa.

De acuerdo a la reconstrucción de los hechos, a partir de la historia de las heridas que presenta en su cuerpo, se estableció que primero tomó un cuchillo de cocina con el cual se cortó las venas de ambas muñecas y tras comenzar a desangrar esperó la muerte.

Luego, con el mismo cuchillo de cocina, se cortó a ambos lados del cuello, a lo que sumó la acción de abrir las llaves de la estufa para que saliera gas y acelerar su muerte.

Pero al no lograrlo, tomó la decisión abrir la lleva de la bañera, y una vez dentro de esta con abundante agua, conectó la plancha a la corriente eléctrica y luego la metió al interior del agua donde se encontraba.

A consecuencia de todas esas laceraciones en su cuerpo y la autoagresión con la corriente eléctrica y el gas, terminaron por causarle la muerte a consecuencia de un infarto.


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota