Weekly News

ImprimirRecomendar nota

El reino de los sátrapas

Escrito por: Gilberto Armenta.

Meade en Sonora


Las expectativas por la segunda visita de José Antonio Meade Kuribreña, ya como precandidato a Sonora, crecieron a niveles insospechados.

 

En esa fórmula entró en juego esa extraña insistencia de columnistas nacionales, equivocados se sabe ahora, por afirmar que Manlio Fabio coqueteaba con Morena. Que no se entendía con pepe Meade. Que el priismo nacional lo estaba aniquilando. Que Silvana, su hija, ya no iba en formula por el senado.

 

Chocaron de frente contra la pared. Silvana Beltrones va al Senado. Manlio Fabio, el papá, esta en los controles más fuerte que nunca.

 

En Sonora esa tendencia se aderezó con esa igualmente extraña obsesión de algunos grupos de poder tricolor, por suponer que a ellos les correspondía llenar las listas de candidaturas federales hoy, y las locales en abril próximo.

 

También chocaron de frente. Las listas no están a su cargo, y deberán, en esa misericordia del PRI a sus huestes, con conformarse con lo que decidan darles.

 

Finalmente, y volviendo con el tema principal, el precandidato del PRI llegó a Sonora acuerpado por las huestes de liderazgos de todos los sectores del estado. La CNOP, la CTM, la CNC, frentes juveniles y estatales, lideres distritales, y todo aquel con militancia priista, firmó de presente en los formatos ubicados a la entrada del salón que albergó el foro Puntos de Encuentro.

 

El tema que le tocó a Sonora fue bueno. Energía sustentable, cuidado del agua, renovación de los recursos naturales, aprovechamiento de zonas ecológicas de primer nivel. Pepe Meade se movió como pez en el agua en su participación, y dejó claro que lo que sería su plataforma electoral, una vez que se confirme como el candidato del PRI a la presidencia de México, competirá al tú por el tú con la del resto de los candidatos.

 

Pero fueron otros factores los que también hacen esta segunda visita del precandidato tricolor, una verdadera joya de la corona.

 

Primero, se confirma la influencia innegable de Claudia Pavlovich Arellano como la priista número uno de Sonora.

Segundo, se consolida el liderazgo de Gilberto Gutiérrez Sánchez como líder del PRI en Sonora.

Tercero, se re afirma el liderazgo político/partidista de Manlio Fabio Beltrones en el priismo nacional.

Cuarto, se deja claro que quienes toman las decisiones finales en Sonora son los anteriormente nombrados, y no aquellos que pretendan arrebatar, al no recibir lo que reclaman.

Quinto, las candidaturas se definen con perfiles ganadores, y no con influyentes miembros de grupos de poder.

 

José Antonio Meade Kuribreña lo dijo claramente. En Manlio Fabio Beltrones ve un irrestricto apoyo hacia su persona, y a alguien a quien habrá de pedirle su voto para designarlo candidato oficial primero, y ganador de la contienda electoral después.

 

Más claro que eso imposible.

 

Es un solo grupo en Sonora el que toma las decisiones finales, y en ese grupo no están, para des fortuna de ellos, los influyentes de ninguna latitud del estado.

 

Esa evidencia quedó marcada cuando integrantes del famoso grupo yaqui power amenazaron, indignados, con hablar con el pre candidato a puertas cerradas para, dijeron ellos en sus redes sociales, externarle su desaprobación a la forma en la que en Sonora se están tomando las decisiones finales.

El reclamo se limitó a un “pasón rozón” en el que el precandidato no los recibió en privado. Vaya, ni siquiera dejó de caminar en el lobby del hotel, mientras escuchaba la guasanga del reclamo a sus espaldas, dejándoles ver que, a estas alturas del partido, nada vale más que la palabra de los verdaderos líderes en la toma de decisiones en Sonora.

 

Luego, ya en el evento, se observó a estos dos tristes tigres sentados parsimoniosamente en sus lugares. Punto final.

 

Javier Villarreal, de la CTM, también se está equivocando en sus formas, pero esa es la historia del siguiente mensaje.


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota