Weekly News

ImprimirRecomendar nota

‘Silencian’ mujeres violencia intrafamiliar en Nogales

Escrito por: Tomado de Internet

Nogales, Son. El 90 por ciento de las víctimas de violencia intrafamiliar son mujeres y solo el 10 por ciento denuncia

En Nogales, el 90 por ciento de las víctimas de violencia intrafamiliar son mujeres, algunas menores de edad con sus propias familiar, y de éstás solo el 10 por ciento denuncia y da seguimiento a su situación.

En lo que va del año se han atendido casi 136 casos de violencia intrafamiliar en Unavim, de los cuales alrededor de 35 víctimas se niegan a la atención y/o auxilio de las autoridades, a pesar de hacer su reporte al 911; es decir, niegan haber llamado o no salen de su domicilio, señala Lucía Guadalupe Navarro, titular de Unidad Especializada en Violencia Intrafamiliar y del Menor.

Se estima que más del 60 por ciento de estos casos las mujeres terminan otorgando el perdón a sus agresores, tras la promesa de cambio de conducta, luego de varias semanas de atención.

“Tras el análisis de los casos, lo que los oficiales de la Patrulla Rosa de Seguridad Pública ven en la mayoría de los casos es la falta de valores, la falta de apoyo familiar, como principal consecuencia a la violencia entre consanguíneos padres e hijos.

“La intervención de Unavim se da hasta que el afectado lo permite, debido a que son quienes deben de acudir a los programas y es la falta de seguimiento el motivo a la reincidencia en la mayoría de los casos”, señaló la titular.

La funcionaria mencionó que la mujer violentada debe de ser concientizada a la atención que debe de recibir tras ser agredida, su seguimiento posterior es muy importante para ella y su familia e incluso para el agresor que también debe de atenderse de manera profesional.

“Desgraciadamente es muy común que al momento de ser agredidas la mujer solo busca la seguridad en ese momento, después lo deja pasar y vuelve a lo mismo”, refirió Lucía Guadalupe Navarro.

No quiero que mis hijos sufran lo que yo: Margarita

“Mi mamá fue padre y madre para mí y mis dos hermanas, yo me crié en un hogar donde nunca tuvimos una figura paterna, pero mis hermanas y yo vivimos de cerca las agresiones que mi madre sufrió por parte de sus parejas, que fueron varias.

“Nacimos en Sinaloa, pero desde muy temprana edad llegamos a Nogales a la colonia Los Tápiros, a radicar, fuimos a la escuela, terminamos la secundaria y ya comenzamos a trabajar, tuve mi primera relación a los 16 años con el papá de mis dos hijos.

“Él me golpeaba cada fin de semana, porque yo le reclamaba por su comportamiento y la falta de recursos para los niños, fueron muchas las agresiones y todas se las perdoné, ya que siempre me decía que iba a cambiar.

“Dos veces lo llevaron detenido, pero luego yo acudía para desistir y lo liberaban teníamos temporadas buenas, pero después la violencia volvía, por ende del destino mataron al papá de mis hijos y me quedé sola tres años.

“Actualmente tengo 23 años y con mi nueva pareja sigo siendo víctima de violencia, perdí un niño a causa de esta violencia, al igual que mi madre que aun sigue con esos conflictos, ahora mi hermana la más grande, también, pero yo no quiero darle ese ejemplo a mi única hija, la tercera de mis hijos, ella está muy pequeña y no se lo merece, por eso busqué ayuda.

“Sé que es difícil, son muchos los miedos, como la falta de sustento y el resguardo de un hombre en casa, la figura paterna, lo económico siempre, pero mis hijos no van a pasar lo mismo que yo”.

“Primero pedí información a una mujer policía que conocí cerca de mi trabajo, me dio confianza porque andan en patrullas de color rosa, y le conté lo que me pasaba, me orientó y en la última agresión que tuve a fines de año, me sometí a un programa con todo y mis hijos, hoy estamos mejor, se acabó la violencia para nosotros, gracias a Dios”, señaló Margarita.

Omisión es grave: Instituto Nogalense de las Mujer

El índice de violencia contra la mujer en esta frontera es grave, desgraciadamente la omisión por parte de las víctimas también es muy grande, ya que no denuncian, las que lo hacen pocas dan seguimiento y la mayoría perdona y reincide en este problema, señala Lucía Esther Álvarez.

“Todos los casos son atendidos, tan solo cinco de cada 10 de estos son salvos, debido a la increíble coodependencia que desarrollan algunas mujeres con su agresor”, agrega la titular del Instituto Nogalense de las Mujeres.

“Actualmente no sólo se le indica a la mujer violentada a dónde tienen que acudir, hoy en día se le toma de la mano y se traslada hasta la dependencia, donde se inicia ante un fiscal investigador su caso (Agencia 4ta del Ministerio Público, especializada en abusos sexuales y violencia intrafamiliar).

“Tenemos registros y damos seguimiento a todos los casos”

“Existe un albergue y un refugio a donde llevamos a las mujeres violentadas y a sus hijos, según sea su caso, lo anterior porque al momento de la denuncia el hombre o agresor, se ponen mucho más violento, y es necesario reguardar a la víctima en el inter.

“Está documentado que si no se resguardan o se retira la mujer del entorno durante la denuncia, las agresiones son mucho más fuertes y violentas.

“En el caso del albergue (NANA) trasladamos a las mujeres que son víctimas de golpes, violencia y maltratos, ellas queda en resguardo, al lado de sus hijos (hasta los 5 años), estos niños son llevados a las escuelas, pero la mujer no puede salir.

Los menores mayores de 5 años son ingresados en el albergue del DIF, donde quedan a disposición del Procurador de la Defensa del Menor, reciben atención y son llevados y recogidos a sus escuelas.

“En el refugio, se acomoda a las mujeres con una situación muy grave y peligrosa, al estar en riesgo su vida, la dirección de este lugar es privada debido a lo delicado de estos casos (se encuentra las 24 horas bajo vigilancia policiaca).

Muchas mujeres son sacadas de esta ciudad por cuestiones graves, tras valorar su situación y darles asesoría legal y atención psicológica, se les envía a su lugar de origen, como Puebla, Veracruz, Oaxaca entre otros estado del sur de la república.

Cifras oficiales indican que sólo el 10 por ciento de las mujeres víctimas de violencia se atreven a reportar las agresiones en su contra.

“Las féminas con nivel económico de media a alta no denuncia o solicitan ayuda como víctimas de violencia, en su mayoría por temor y vergüenza al qué dirán.

Son las mujeres de recursos más limitados las que solicitan más información o acuden a exponer sus casos en busca de ayuda.

Actualmente se tiene registrado que 6 de cada 10 mujeres reinciden como víctimas, en situaciones graves, algunas llegan a tener hasta tres parejas diferentes con las que sufren el mismo problema.

A las mujeres que por razones de seguridad tienen que salir de inmediato se les ayuda con su documentación y la de sus hijos como son el cambio de escuelas.

Se busca crear una casa de transición para la mujer, donde ellas puedas entrar y salir, para que continúen con su vida, pero bajo el resguardo.

Señala la funcionaria que entre los casos más alarmantes que se están suscitando en Nogales está la violencia generacional, donde actualmente se atiende por esta situación madres de 50 años, a su hija de 30 y su nieta de 16 a 14 ya con su propia familia de uno a dos miembros.

“Las mujeres que permiten ser violentadas son ejemplos a seguir, son cadenas que enlazan a sus hijas a la misma miseria, la misma violencia, lo que es muy grave.

“Un porcentaje muy pequeño de la población femenina se está educando ya a no ser víctima y a denunciar estos casos, pero todavía a mucho trabajo por hacer en cuanto a educación y valores”, finalizó.

Colonias con más llamados por violencia intrafamiliar:

San Miguel

Colosio

Buenos Aires

Fuente: Unavim

Colonias con mayor reincidencia:

Colosio

Virreyes

Embarcadero

Héroes

Buenos Aires

Fuente: INM

http://www.eldiariodesonora.com.mx/notas.php?nota=124767



Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota