Weekly News

ImprimirRecomendar nota

La dama y el vagabundo: el romance canino cobra vida

Escrito por: Tomado de Internet

La sencillez de La dama y el vagabundo no impidió su éxito. Ahora, su remake tratará de hacer lo propio ante una nueva generación.

Pocos estudios pueden presumir la tradición de Disney, cuyos clásicos animados han cosechado incontables generaciones de aficionados desde 1937 con el estreno de Blanca Nieves y los siete enanos. Esta comunión ha sembrado un cariño incondicional del público, pero recientemente ha sido un obstáculo para la aceptación de los remakes en acción real que han batallado por encontrar una fórmula que les permita emular las conexiones originales. La búsqueda ha ido de la contextualización hasta las calcas casi absolutas, mientras que las audiencias se preguntan por qué habríamos de profanar algo que es perfecto. Luego de muchos esfuerzos, la reinvención de La dama y el vagabundo concebida para Disney Plus podría dar la anhelada respuesta.

El clásico original estrenado en 1955, a diferencia de las películas que le antecedieron, tuvo un origen modesto. No surgió de los inmortales cuentos de hadas, los grandes clásicos literarios, ni de la experimentación técnica que tanto fascinó a Walt Disney. En su lugar, nació del cuento Happy Dan, The Cynical Dog, publicado en la revista Cosmopolitan y en el que el autor Ward Greene exaltaba su amor por los perros. Una pasión compartida por el propio ejecutivo del estudio, que le motivó a una traslación animada. El resultado parece sencillo, pero conquistó por sus mensajes amor, fidelidad y pertenencia hasta convertirse en uno de los títulos más valorados en la casa del ratón.

“Esa es la razón por la que pensé que sería un buen traslado al live-action”, explicó el director de la reciente reinvención, Charlie Bean, a Cine PREMIERE.

 “La película original es con personajes animales que se comportan como tal, pero que son muy complejos en el aspecto emocional. Eso es todo. No tiene gran fantasía […], pero se sentía como una oportunidad interesante para llevar a la acción real”.

El poder de la magia perruna

Es fácil recordar a La dama y el vagabundo original por su emotivo romance entre dos perros de realidades distintas, que se ven unidos por las circunstancias. Más sutil es su mensaje de pertenencia, con personajes cuyas diferencias no les impiden compartir inquietudes y necesidades. La más importante es, sin duda alguna, la familia, lo que resultaba evidente en Reina, pero no tanto en Golfo, acostumbrado a las libertades propias de la soledad.

Bean consideró que el remake era una buena oportunidad para corregir esta situación. El director aprovecha el salto a la acción real para contarnos un poco sobre el pasado del protagonista canino. “Tenía mis propias ideas de lo que pudo sucederle al vagabundo y quería explorarlo por tratarse de dos personajes que se sienten distintos, hasta que se percatan que no lo son. Parecía un aspecto muy importante por explorar ahora”.

Esta situación no se limita a los protagonistas animales, sino que se extiende a los humanos con una pareja interracial que desafía los cánones históricos. Esto porque la trama se desarrolla en la Nueva Orleans de inicios de siglo XX, aunque el estado de Luisiana legalizó dichas uniones hasta 1967. Al respecto, el cineasta explica que no se limitaron por estas prohibiciones: “Desde un punto de vista creativo elegimos actores que amamos para los papeles, en esta era moderna no limitamos el casting por cuestiones raciales”.

No menos destacado es que la reinvención aprovecha sus bases para explorar la relevancia de la adopción animal con la historia de un cánino callejero cuya nobleza y heroísmo le llevan a ser acogido. Más trascendente aún es que estos esfuerzos no se quedaron en la trama, sino que fueron llevados a la práctica con la elección de Monte, un mestizo rescatado y entrenado específicamente para este proyecto. Una vez terminado el rodaje, el entrenador en jefe Mark Forbes formó un lazo tan estrecho con el perro que terminó adoptándolo. “Fue algo increíble, ver cómo se unieron en el set, el lazo, ver suceder esta historia amor”, rememora el director. Un verdadero final feliz para este vagabundo.

Los retos de La dama y el vagabundo

Las recientes reinvenciones Disney eran catalogadas como live action, hasta que la naturaleza de El rey león (2019) desafió la etiqueta con el uso exclusivo de animación fotorrealista. Más allá de la polémica generada por esta decisión, sus antecedentes se remontan a El libro de la selva (2016), que lejos de la acción real enriquecida por una serie de efectos visuales, entró en la clasificación de híbrido por su evidente fusión de elementos. Aunque menos drástico, el remake de La dama y el vagabundo sigue esta tendencia al combinar perros reales y digitales.

“Fue intimidante y emocionante”, confiesa Bean. “Este tipo de películas son realmente dos al mismo tiempo: filmas todo el live action –sólo un set fue CG, todos los demás eran reales–, pero también era animada porque los personajes principales lo son. Fueron entre 1,100 y 1,400 escenas en toda la película y eso es complicado de descifrar […]. Pasas de ida y vuelta entre el animal real y el animado, y eso lo hace difícil”.

El reto fue especialmente palpable en la mítica secuencia del spaghetti. Su filmación duró tres días en total, producto de las dificultades que implica lograr que dos animales actúen de cierto modo al mismo tiempo sin que los entrenadores aparezcan en pantalla. El desafío incrementa si se consideran las escenas cuya gestualización requirió de animales animados. Finalmente, también está la enorme complicación de emular la que es considerada una de las escenas más emblemáticas, no sólo del estudio, sino en toda la historia del cine.

“Pensé mucho en cómo hacerla en el aspecto técnico y emocional. Quería preservar ese momento, hacerle justicia y honrarlo. No quería robarlo a las audiencias y yo mismo como parte de la audiencia quería verlo, quería ver a estos perros enamorándose y compartiendo este momento”.

Por ahora, esta nueva versión de La dama y el vagabundo ya garantizó su paso a la historia por ser el primer remake de un clásico animado estrenado directamente en el novel Disney Plus, algo que el director describe como “emocionante [por] llevar esta película a una nueva era del estudio”. En cuanto a su legado, sólo el tiempo dirá si es capaz de igualar el logrado por el celebrado filme original.

https://www.cinepremiere.com.mx/la-dama-y-el-vagabundo-el-romance-canino-cobra-vida.html


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota