Weekly News

ImprimirRecomendar nota

Clínica Obrera Sección 65 ofreció servicio invaluable a familias

Escrito por: Mario Huerta.

Cananea, Sonora, a 18 de noviembre de 2019.- Por décadas la Clínica Obrera Sección 65 ofreció a sus derechohabientes un servicio médico invaluable, con atención de calidad que hoy solo son recuerdos y evocan nostalgia al observar el edifico en ruinas que permanece en la Avenida Sonora.

El inmueble nació de la necesidad de los mineros de contar con su propia casa de salud, pues en ella habría mayores garantías para las familias dependientes de los trabajadores que las que ofrecía el Hospital del Ronquillo, por ello la clase obrera gestionó la construcción del nosocomio, mismo que inició sus funciones el 4 de enero de 1939.

Isauro Jerez, Cronista del Municipio, relató los inicios del hospital, “el Dr. Fidel Sánchez Márquez fungió como el primer Director de la Clínica Obrera Sección 65, él llegó a Cananea en el año de 1939, procedente del mineral de El Tigre, Sonora, en donde había estado a cargo de la institución médica de aquella población”.

Fue en 1950 cuando se ampliaron las instalaciones, con la construcción de la clínica infantil, “la edificación del anexo se hizo de dos plantas, todo en moderna arquitectura de aquella época, ahí se colocó  la dirección, la central de enfermeras, maternidad, sala de operaciones, una botica, sala y cajones para las enfermeras, almacenes, la clínica dental, las oficinas administrativas y espacios para los internos.

El Cronista señaló que la Clínica atendía a más de mil 500 familias de los mineros, incluso se estima que durante el tiempo que abrió sus puertas a la comunidad más de la mitad de la población nació y recibió atención en dicho hospital. Pese a que en la actualidad el histórico inmueble permanece en abandono, este representa en la memoria colectiva un capítulo importante en la historia del mineral.


Publicar en:

Más información en ésta sección

Comentarios en ésta nota

Opina sobre ésta nota